Soluciones integrales y que dinamizarían la economía local. PDF Imprimir Correo electrónico
10
Se debe manejar de una forma integral el problema de la movilidad para tener resultados positivos.   Para lograrlo   se debe seguir los siguientes pasos, que deben ser parte de una política pública:

1.    Evitar la expansión urbana.
2.    Descentralizar las actividades al ámbito de los barrios, de tal manera de poder realizar  a pie el mayor número de actividades  ciudadanas.
3.    Crear espacios continuos, seguros agradables y dignos para la circulación peatonal, que incentiven la caminata. 
4.    Incentivar el uso de transportes alternativos.
5.    Mejorar el sistema de transporte colectivo y masivo de tal manera que la gente lo prefiera para grandes distancias.
6.    Desincentivar el uso del auto
7.    Concienciar a la  ciudadanía de los gravísimos problemas ocasionados por el uso excesivo del automóvil y de las ventajas de caminar, de la utilización del transporte colectivo y del transporte alternativo, mediante campañas de difusión en los medios de comunicación, en escuelas, colegios, universidades, barrios, centros de trabajo.

Si esto se hace se puede pasar en poco tiempo a tener  una solución integral al problema de la movilidad.

Aunque parezca  difícil el poder realizarlo, hacer  todo esto cuesta menos que el metro y los 14 proyectos viales que propone la actual administración municipal  como la solución al problema y se lo podría hacer en menor tiempo con el trabajo de mano obra local y una gran participación ciudadana en el diseño de sus espacios públicos.  En el caso del metro tan solo es una solución parcial y no integral. En el caso de los proyectos viales,  la gran mayoría van en contrasentido a la solución puesto que fomentan el uso del automóvil y la expansión urbana.

Tener una ciudad conectada con redes peatonales dignas, aceras anchas, calles peatonales, calles locales compartidas (peatones, bicis, motorizados), zonas 30, plazas, plazoletas, parques conectados con estas redes, cruces seguros y a nivel de peatón, espacios vinculados con las actividades, arborizados, con mobiliario urbano, muy buena iluminación, etc, etc, etc costaría aproximadamente 250 millones de dólares según estudios realizados por la Asociación de Peatones de Quito. Por estas redes peatonales se facilitaría además la circulación urbana en bici.

Tener un sistema de equipamientos descentralizados, con unidades educativas del milenio, centros culturales, centros de salud, centros de seguridad ciudadana (bomberos, defensa civil, 911 y policía), centros administrativos, espacios para recreación activa y pasiva, para comunidades de 10.000 habitantes en promedio, por lo que se necesitarían hacer 200 de estos en la ciudad, costaría 600 millones.  Estos equipamientos descentralizarían las actividades al nivel de comunidades y estarían unidas a las redes peatonales y al sistema de transporte masivo, colectivo.

Hacer 200 km de BRT, con conexiones longitudinales y transversales, incluyendo a los valles y la periferia, con centrales de transferencia, parqueaderos periféricos para facilitar la intermodalidad, costaría 1000 millones de dólares.  El proyecto del  metroférico cuesta aproximadamente 200 millones de dólares, hacerlo para los Chillos y Tumbaco podría costar 500 millones tal vez. 2400 millones de dólares para soluciones integrales en lugar de los 3000 millones de dólares que dice el alcalde cuestan el metro y el Plan Vial que propone. Y con gente trabajando en sus barrios, haciendo ciudad, construyendo su hábitat.
Según la última encuesta sobre movilidad que acertadamente ha realizado esta administración, el 73% de la población de Quito  se moviliza en    transporte público.  Se trata de la  gran mayoría de ciudadanos y por ello hay que dotar a la ciudad de  un excelente servicio de transporte, completo e integral, de tal manera que más gente deje de utilizar el carro y se pase al transporte colectivo y o masivo.  También estos datos señalan que alrededor de 700.000 viajes se hacen a pie, lo cual es muy bueno también.

Posiblemente  gran  parte de los quiteños  que se mueven a pie y o en buses, son personas de escasos recursos económicos. Entonces al mejorar en forma completa e integral el sistema de transporte se está pensando en estas personas.   Al hacer más vías en cambio estamos facilitando la vida de esa minoría de mayores recursos económicos que se mueven en auto particular y seguimos complicando la vida de la mayoría.

Al hacer un metro de 23 km se está optando por una medida que mejoraría la movilidad en un cierto sector de la ciudad pero no lo hace de manera integral y en cambio se gasta demasiados recursos en un arreglo parcial.

Al crear equipamientos en los barrios evitamos movilidades innecesarias; al crear redes dignas peatonales incentivamos la caminata para distancias cortas y medias y mejoramos la seguridad;  al promover usos mixtos en el barrio fomentamos la economía barrial , podemos comprar, trabajar, recrearnos, estudiar en el barrio, se fortalece la comunidad y la economía a escala de barrio;  al tener una red completa de transporte público,  nos permite conectarnos a bajo costo para distancias largas;  al pacificar el tránsito incentivamos el uso de la bici para distancias medias e incluso largas y la bici es un medio de transporte barato.

Haciendo todo esto en cada barrio se generaría una gran cantidad de trabajo desde la  escala popular.  Maestros de obra, arquitectos e ingenieros de barrio, artesanos para el mobiliario, jardineros, y muchísimos trabajos indirectos, ferreterías, proveedoras de materiales, comidas, comercio local.  Se dinamizaría la economía popular a escala de barrio con lo cual las personas de escasos recursos,  podrían mejorar sus ingresos significativamente y podrían además educar a sus hijos en sus barrios, atender su salud en sus barrios, hacer trámites en sus barrios, comprar, divertirse, trabajar en su sector y depender menos de transporte motorizado y si necesitan moverse a grandes distancias tener un sistema integral y digno por donde moverse.

Si eso hiciera Barrera, de  aseguro que acertaría con la ciudad que queremos la mayoría de quiteños y favorecería a la gran mayoría, lo otro en cambio es ir en contra de la solución y solo favorece a las grandes multinacionales que son las que construirían el metro, las grandes constructoras de vías (2 o 3 constructoras privadas),  al sector inmobiliario y de grandes centros comerciales que está al acecho para urbanizar y hace grandes negocios. Es decir a los más ricos.