Choferes agresivos PDF Imprimir Correo electrónico
Publicado en Sábado, 3 de Marzo de 2012 (ver artículo publicado)

CULTURAL. Del comportamiento individual frente al volante depende la circulación en toda la ciudad.

Entre 18% y 20% de los conductores que circulan diariamente en las calles de Quito expresan actitudes agresivas que son potenciadas por estrés.

Estas reacciones violentas y negativas agravan los problemas de circulación y ponen en riesgo la seguridad de conductores y peatones, asegura un estudio técnico independiente realizado por el Automóvil Club del Ecuador (Aneta).

Gorky Obando, director de dicha institución, explicó que la investigación se hizo a partir de un muestro masivo en las principales vías de la ciudad, particularmente en las denominadas horas-pico.

 

Este comportamiento público demostrado científicamente con estudios de campo, contrasta con un incremento en el uso del cinturón de seguridad, que entre 2006 y 2011 pasó del 15% al 82%.

Esta constatación de cómo se actúa frente al volante en la ciudad, también se traduce en múltiples exigencias de ciudadanos en cambios personales y en mejorar la planificación del tránsito.

Reacción

Karina Gallegos, directora de la Asociación de Peatones de Quito, considera las estadísticas sobre la ‘ira del conductor’ deben ser mucho más altas desde el punto de vista de las miles de personas que diariamente se dirigen a pie a sus lugares de estudio o trabajo

De estos agresivos y malos comportamientos “no se libra ningún sector de la ciudad”, agregó la experta, quien considera que el claxón (pito) se usa como arma para que el transeúnte acelere su paso cuando atraviesa un paso peatonal.

Puntos negativos

El estudio de Aneta, según precisó su director Gorky Obando, da cuenta de un listado de irrespetos a las normas de tránsito como consecuencia de reacciones negativas y actitudes agresivas de conductores sometidos a estrés.

El abuso del cláxon encabeza esta lista. En segundo lugar se encuentran los adelantamientos bruscos, sin usar luces direccionales que generan riesgos de colisiones.

A estas actitudes se suman los estacionamientos en lugares prohibidos, salidas bruscas antes del cambio de luz del semáforo y doble filas en vías de un solo carril.

El experto en seguridad vial de Aneta, Fabio Gómez, opinó que a diferencia de países con estrictas legislaciones, en Ecuador este tipo de actitudes no están tipificadas como delitos de tránsito que ameritan fuertes sanciones, incluso prisión.

Puntos de vista

A criterio del psicólogo social y humorista profesional, Jalal Dubois, la actitud agresiva se explica por “una demanda de amor, por un desquite, por ignorancia, por egoísmo desmesurado y por creer que el carro es una extensión del cuerpo y con ese anonimato tienes la oportunidad, entre comillas, de desquitarte del mundo. Pero ese mismo conductor es más precavido en otros países donde no conoce sus leyes”

El psicólogo educativo, Santiago Toro, recomendó que quienes se movilizan diariamente en Quito consideren las congestiones y salgan con anticipación.